Experta analiza el proyecto del Centro comercial en el Muelle Barón

Sobre los beneficios y la resistencia por parte de la comunidad al proyecto, son los puntos que analiza Marcela Soto, Académica del Departamento de Arquitectura de la Universidad Santa María.

El proyecto impulsado por el Grupo Mall Plaza y la Empresa Portuaria de Valparaíso (EPV) contempla un centro comercial, estacionamientos, un hotel y plazas en el sector del Muelle Barón con una inversión de US$100 millones, el cual durante octubre se espera ingrese el proyecto definitivo a la Dirección de Obras Municipales de Valparaíso y paralelamente la Declaración de impacto Ambiental.

Así como algunos sectores aplauden la iniciativa por el beneficio económico que pudiera suponer para Valparaíso, otros se oponen por lo que podría significar transformar radicalmente un lugar que históricamente ha tenido que ver con la esencia de la calidad portuaria de esta ciudad.

A juicio de Marcela Soto, Académica del Departamento de Arquitectura de la Universidad Santa María, es importante mirar el potencial que tienen los proyectos urbanos a gran escala en una ciudad si estos siguen algunas etapas necesarias en su estructura, ideación y concreción final.

En su opinión hay que considerar que es un proyecto que “promete cambiar aquello con lo cual concuerdan la mayoría de los actores urbanos (público, privado y civil) y que es el estado de obsolescencia del borde costero y de Valparaíso, pero que así y todo tiene mucha resistencia por parte de la comunidad”, y que incluso por estos días ha generado críticas en la más alta autoridad de la Armada de Chile.

Si bien la desconfianza o el prejuicio hacia los grandes proyectos urbanos de parte de ciudadanos y residentes es una constante en los procesos dinámicos de una ciudad, Marcela Soto afirma que siempre es importante analizarlos y contar con ellos, además “hay que tener en cuenta que no podemos apostar al conservacionismo, no hay preservación urbana sin intervención transformadora que contrarreste las dinámicas degenerativas de la ciudad”.

“Ciudadanos plantean que con la construcción en altura en el borde Barón, con más de 10,8 mts. aprobados por la legislación, se perdería la condición de anfiteatro, característica primordial de Valparaíso. Si bien el proyecto pasa los 7,5 iníciales, sigue sin sobrepasar las alturas promedios presentes en el borde inmediato como son los 22 mts. de la Casa Central de la PUCV o los 18,5 mts. del Mercado Cardonal”, señala.

También es importante, a su juicio, analizar el tema desde el punto de vista del modo de vida de la población del almendral y sus cerros. “La colocación de un Mall unido a las tiendas anclas de la Av. Argentina debilitan aún más la forma de vida de barrio, pero ¿qué pasaría si el proyecto estuviera unido a una política coherente de apoyar los negocios de barrio o subsidiarlos, como se ha hecho el en sector de calle Condell asociado a proyectos de PRDUV, Subdere y Municipalidad?”. Añade que no hay conflicto en la presencia de un Mall con las densidades propuestas, siempre y cuando el nuevo socio de la ciudad como el Grupo Mall Plaza pueda apoyar financieramente a la reconstrucción de programas como el anteriormente nombrado o la reconstrucción de ascensores en Valparaíso.

Respecto a la resistencia del sector pesquero, la experta advierte que los temores se unen a la ya conversada medida de instalar almacenes extraportuarios en Santiago, instaurando el llamado transporte multimodal, que realmente atenta contra la actividad de Valparaíso, Talcahuano o San Antonio. Entonces, el tema principal no es solo la presunta instalación de este centro comercial si no que “hay otras problemáticas que hacen peligrar la esencia portuaria de la ciudad pues a muchos empresarios y a la totalidad de la comunidad les están removiendo su medio laboral convirtiéndolo en un asunto político”, finaliza.
 

Fuente: