Tasas de créditos hipotecarios llegan a 3,54% y acumulan seis meses de tendencia al alza

La mayor proyección de crecimiento económico y expectativas de reimpulso de la actividad elevarían gradualmente el costo de los préstamos para la vivienda.

¿Es un buen momento para repactar su crédito hipotecario o pedir un préstamo para comprar una vivienda?

Esa es la pregunta que hace varios meses se están haciendo las personas que están pensando en adquirir una propiedad. En agosto del año pasado, la tasa promedio de los créditos hipotecarios alcanzó 3,19%, su menor valor desde que hay registro (2002), según cifras del Banco Central. No obstante, los últimos meses se ha exhibido una tendencia hacia la recuperación: la tasa alcanza 3,54% y ya suma seis meses consecutivos de alza.

Para el economista y académico de la Universidad de Chile, Alejandro Alarcón, "las tasas van a empezar a subir en la economía claramente porque los niveles de tasas de interés están bajos y corresponden a una economía con niveles de actividad paupérrimos como hemos visto en los últimos cuatro años".

En este contexto, el también ex gerente general de la Asociación de Bancos e Instituciones Financieras (Abif) dijo que los próximos meses podría mantenerse el escenario de aumento. "Por lo tanto, ahora que la proyección de este año es que va a haber una expansión cercana al 4% versus 1,6% de los últimos dos años, claramente implica que las tasas de interés van a empezar a subir, eso es inevitable", manifestó.

No obstante, el alza sería paulatina. De hecho, en enero alcanzaron 3,52% las tasas de créditos para vivienda, mientras que en febrero subieron solo a 3,54%. "El sector construcción tuvo un período muy flojo y recién en los últimos dos informes han resultado positivos; va a ir lentamente aumentando la demanda, y por lo tanto el ajuste de las tasas de interés hipotecarias va a ser más o menos gradual", señaló. De todas maneras, aseguró: "Hay un escenario de tasas de interés más altas".

Tener claros los plazos al repactar

Con todo, para aquellas personas que no alcanzaron a repactar sus créditos hipotecarios o pedir un préstamo para adquirir una propiedad -cuando las tasas estaban en su menor nivel histórico-, el panorama seguiría siendo atractivo. Aunque Alarcón advirtió que la renegociación conviene siempre y cuando no esté por terminar la vida del crédito.

Explicó que las personas deben considerar cuánto les queda por pagar de su préstamo y analizar si en su caso puntual tiene alguna ventaja la repactación. Esto, porque el economista advirtió que "uno de los impactos de cambiarse es que se alargue el período de pago. Eso es lo que hay que sopesar siempre".

Alarcón también comentó que puede ser buen momento para comprar propiedades. "Con la recuperación de la economía, el precio de las viviendas va a empezar a subir, entonces se puede conseguir una buena oferta todavía y de aquí a 20 años tener un ahorro patrimonial muy importante, porque el precio del activo que está adquiriendo será mucho más alto".

"Los niveles de tasas de interés están bajos y corresponden a una economía con niveles de actividad paupérrimos". ALEJANDRO ALARCÓN ECONOMISTA Y ACADÉMICO DE LA U. DE CHILE

Fuente: El Mercurio