Se incrementa la demanda por centros de distribución

COVID-19

De acuerdo a un análisis realizado por la consultora Colliers International, la crisis social y la actual situación que vive el país producto del Covid-19 ha tenido un impacto directo en la necesidad de las empresas por aumentar su capacidad de almacenamiento, lo que se ha traducido en una disminución de la vacancia. “Desde nuestra experiencia, los requerimientos de clientes que buscan bodegas para arrendar han aumentado un 50% desde el 18/0 y, producto de las medidas tomadas contra la expansión del Covid-19, seguirán aumentando. Al haber disminuido la cantidad de locales comerciales operativos, y sumado a la baja en el consumo de las personas que realizan compras in situ, las empresas han registrado un sobrestock de productos, por lo que se han visto en la necesidad de arrendar más superficie”, explica Diego Castillo Labbé, Gerente del Área Industrial de Colliers International.

Ante la incertidumbre, los usuarios de bodegas han postergado planes de compra privilegiando el arriendo de superficies. “Esto, debido a que les permite ir tomando decisiones según lo que vaya sucediendo en el país. El arriendo permite tener flexibilidad en caso que requieran más o menos espacio de almacenamiento de un momento a otro”, agrega Diego Castillo Labbé.

De acuerdo al experto, contrario a lo que pudiera pensarse, los valores de arriendo no han aumentado y la proyección es que se mantendrán estables. “En tiempos de crisis la prioridad para los dueños de bodegas es mantener los espacios arrendados, entregándoles la flexibilidad necesaria y condiciones que permitan mantenerlos en el tiempo. Una vez se normalice la economía, lo más probable es que los valores de arriendo aumentarán, si consideramos que en los últimos años se ha apreciado una tendencia a la baja en la producción de nueva superficie; sumado a la paralización de muchos proyectos industriales como consecuencia de la crisis social”.

Respecto a las ventas de terrenos industriales, el ejecutivo de Colliers International señala que, a diferencia de otros mercados inmobiliarios, el mercado industrial ha mantenido estables sus ventas, con un creciente interés de inversionistas chinos y europeos por invertir en centros de distribución. “Los inversionistas extranjeros tienen una mirada más a largo plazo de esta crisis, y perciben que es un buen momento para encontrar oportunidades de terrenos bien ubicados a precios convenientes, con valores que en el futuro aumentarán considerablemente, si tomamos en cuenta que en los últimos años la oferta de terrenos disponibles se ha mantenido y la demanda ha mostrado un aumento sostenido en el tiempo”, concluye.

Fuente: Colliers International