Muebles modulares: La forma de multiplicar los metros cuadrados

El “espacio” se ha convertido en un recurso cada vez más valorado en las construcciones modernas.

Especialmente cuando vemos departamentos de 30 m2 hasta 50 m2 donde tienes que reducir tu vida y tus necesidades a pequeños ambientes.

 
Por ello, “hay que buscar alternativas para que el metro cuadrado se multiplique”, cuenta la empresaria María Olga Fernández, quien ha creado una empresa especializada en muebles modulares llamada MO Space.
 
Y es que al igual que en Japón o en las grandes ciudades de Europa y Estados Unidos, en Chile también hay que enfrentar la reducción de espacios en las viviendas modernas y la necesidad de tener un mobiliario mulifuncional.
 
“No hay que buscar muebles, hay que buscar soluciones a tus metros cuadrados y a tus espacios”, precisa María Olga Fernández, quien agrega que “en 35 m2 no puedes tener sólo un comedor o una cama que cumplan una única función. Hay que tener pocos muebles, pero eficientes”.
 
Un ejemplo es la cama-escritorio, que en los últimos meses ha alcanzado gran éxito en las redes sociales, y que durante el día se usa para el trabajo o el estudio y en la noche se utiliza para dormir.
 
“Al convertir la cama en escritorio no se desarma nada y si tienes un computador en la parte del escritorio no tienes que moverlo para la función nocturna”, cuenta María Olga Fernández.
 
Lo mismo ocurre con otros muebles modulares como una cama que se convierte en closet, una mesa de centro que se transforma en escritorio, una cama que se empotra en la pared o una mesa que se convierte en cuadro. 
 
Por ello, te queremos invitar a ver esta galería de fotos que muestra varias alternativas de muebles modulares.
 
Comienzos de la innovación
 
Según cuenta María Olga Fernández, a comienzos del siglo XX se pensaron los primeros muebles modulares, cuando William Lawrence Murphy solicitó una patente para una cama que se empotraba a la pared.
 
“En las películas de los tres chiflados salen varias camas Murphy, las cuales se levantaban y ubicaban en la pared, dejando espacios libres en salas o dormitorios”, cuenta la propietaria de Mo Space.
 
Con los años, ese producto se trasformó en una solución para ahorrar espacio y los diseñadores agregaron innovaciones al diseño original.
 
“Como iluminación, almacenamiento y organizadores de estudio y oficina”, señala María Olga Fernández.
 

Fuente: Beltec.cl