Las 7 claves a considerar para ampliar una casa

A medida que las familias crecen y se modifica su estructura inicial, se necesitan nuevos y mayores espacios que se adapten a sus necesidades. Para enfrentar estos cambios, Inmobiliaria Socovesa, empresa con más de 50 años diseñando casas, te entrega los 7 consejos que no puedes dejar de lado si estás pensando en un proyecto de ampliación.

A diferencia de los departamentos, las casas tienen un mayor potencial de mejora y ampliación, lo que significa que tienen mayor capacidad de ir flexibilizando los distintos espacios que la conforman y adaptarse a las nuevas necesidades de cada familia.

En ese sentido, ampliar una casa se transforma en la alternativa que entrega nuevas posibilidades. “Respondiendo a eso, Socovesa Santiago impulsó proyectos como Alto Los Bravos en La Dehesa. Se trata de una casa diseñada para crecer y transformarse. Lo que ofrecemos hoy es una casa con menos recintos, pero mejores, y los que necesita hoy, entregándola lista para ampliarse en el momento que sea necesario, acompañando la evolución natural de una familia”, señaló Jaime Ariztía, Gerente de Proyectos de Socovesa Santiago.

Las viviendas de Alto Los Bravos buscan priorizar los recintos más relevantes para las familias en sus distintas etapas. De hecho, al momento de la compra, los clientes reciben los planos de la vivienda y se les deja las conexiones listas para que puedan ampliarla de manera rápida y simple.

Ante estas nuevas necesidades, en Socovesa detectaron las principales claves que se deben considerar si estás pensando en ampliar una casa.

1. Asesórate por profesionales expertos

Lo primero que debe considerarse es contar con la asesoría de expertos en la materia. Un arquitecto y eventualmente un ingeniero calculista son clave, ya que ellos liderarán el proyecto para saber qué permisos y trámites legales deben realizarse en la municipalidad respectiva. Adicional a esto, contar con alguna empresa o “maestro” de confianza que ejecute el plan a un precio razonable y que dé garantías por su trabajo.

2. Evalúa cada espacio de la casa antes de proyectar su ampliación

El espacio depende de la ampliación que se requiera. La cocina o una logia no necesitan mucho espacio y se hace adosada a la ya existente. Una sala de estar no requiere grandes instalaciones, por lo que idealmente debería estar entre los dormitorios y el living o comedor, pero puede ubicarse en otro lugar. El baño principal o algún closet que pasa a walking closet, no requieren muchos metros cuadrados disponibles.

Si todo lo anterior no es posible por falta de espacio, la solución definitiva es desarmar techo y hacer un segundo piso. En ese caso se debe considerar la ubicación de baños sobre lugares del piso 1, que tengan conexiones de agua y alcantarillado, y la escalera para acceder al piso 2.

3. Revisa la estructura

Si las ampliaciones son parte del primer piso, en general la estructura existente no es incidente y lo importante es que el nuevo espacio se vea armónico con lo antiguo, usando materiales similares.

Si lo que se requiere es un segundo piso o ampliación del piso 2, es importante que el primer piso sea de estructura sólida, como albañilería reforzada con cadenas y pilares de hormigón, u hormigón armado. Si no es el caso, es posible hacer un segundo piso independiente del piso inferior, utilizando una estructura metálica sobre pilares que pueden esconderse en el primer piso o reforzar la estructura existente para el peso de la ampliación. Respecto a los materiales, hoy existen muchas opciones, siendo el presupuesto el que marcará la diferencia, puede ser hormigón armado, estructura metálica o metalcom, madera etc.

4. No descuides los factores externos

Si bien en general los factores externos son importantes, no son un tema central, ya que algunos de ellos, como la luz natural, pueden generarse con elementos decorativos y con diseño como tragaluces, lucarnas, ventana de techo etc., que permiten iluminar y generar ventilaciones. Lo más importante dentro de los factores externos para posibles ampliaciones, es el entorno, los vecinos y las condiciones que deben cumplirse dependiendo de si tienes una casa pegada a tu sitio o un edificio, colegio, lugar público etc. que pueden condicionar normativamente el proyecto.

5. Fíjate en la composición del terreno sobre el que construirás

Es importante inspeccionar siempre las primeras capas de tierra hasta llegar a terreno firme, ya que no se puede edificar sobre terrenos que tengan arcillas, especialmente expansivas o rellenos no controlados, escombros o materiales inertes etc. En la zona norte de Santiago, como Lampa, Colina y otras comunas, existen arcillas expansivas que deben retirarse y ser reemplazadas por materiales compuestos como estabilizados, pomacita, arena y otros que tengan una capacidad de soporte alto, con el fin de que aguante el peso de la estructura y no tenga movimientos que pueden dañarla.

6. Instalaciones que no pueden faltar

En los espacios nuevos generalmente la instalación eléctrica es muy importante y deben considerarse enchufes que eviten las famosas “zapatillas” y que permitan conectar todos los equipos. Si lo que se ampliará considera baños o cocina, tiene que haber conexión a la red de alcantarillado y a la matriz de agua potable para evitar problemas de descargas o presión del agua fría y caliente. Siempre es bueno considerar la calefacción, electricidad y agua, para no tener que estar “picando” la casa.

7. Evalúa bien para qué es el espacio que necesitas

Por lo general, la ampliación obedece a la necesidad de responder al crecimiento de la familia, considerando dormitorios extras, baño y sala de estar. En segundo lugar, estarían las cocinas y logias, y el tercero lo ocupan espacios como baños principales, clósets y dormitorios. Es importante también considerar piezas extras para quienes cuentan con personal puertas adentro y si pensamos en espacios más privados o de uso específico, una ampliación recurrente es la habilitación de algún “taller” de costura, pintura, o un “quincho”.
 

Fuente: Socovesa