La nueva apuesta de inversión del mercado inmobiliario

● Los nuevos consumidores están priorizando espacios y ubicación de los inmuebles. ● Esta generación cuenta con un 40% del mercado de compra para después arrendar.

Hoy las personas que invierten en una propiedad en su mayoría son compradores jóvenes, profesionales o emprendedores que buscan aumentar sus ingresos a través de patrimonios tangibles. En este sentido se derriba el paradigma de que solo los adultos ven este tipo de inversión como una ventaja para mejorar su pensión a futuro.
 

Es así como la economía chilena da buenos augurios para que los compradores primerizos reconozcan al mercado inmobiliario como una buena forma de inversión. Además, existe la influencia de la generación Millenial, que en general es más abierta a cambiarse de ciudad o país, por lo que prefieren comprar para después arrendar y sacar beneficios de la inversión, asegurando así una estabilidad económica a mediano y largo plazo.
 

En este contexto, Jaime Sarrà, director general de la consultora Nai Sarrà, afirma que esta nueva categoría de inversionistas contempla en 40% a compradores primerizos. "Estos compradores están preparados para entrar al mercado y deben tener muy claro que la publicidad de la inmobiliaria sea clasificada en cuanto a las UF por metro cuadrado útil, así evitan que se les oculte información básica y relevante al momento de definir su compra”, explica el ejecutivo.
 

Los nuevos compradores están priorizando espacios y ubicación. Este fenómeno se da porque los jóvenes buscan una combinación que maximice su beneficio dada la inversión que implica. A mayor lejanía del transporte público, los precios son más bajos por lo que con el mismo presupuesto se puede optar por un inmueble de mayor tamaño. Entre mejor sea la conexión con el transporte público, el departamento tendrá un valor más elevado.
 

Entre las principales características de los compradores primerizos destaca que el 80% tienen una edad promedio entre 23 y 35 años, un porcentaje importante tienen como motivación aumentar su pensión de vejez y el sueldo promedio de quienes invierten es de $1.500.000 mensual.
 

Fuente: Nai Sarrà