La Ciudad y sus Consignas

Roberto Bascuñán, gerente general de Inmobiliaria Norte Verde.

Urge planificar las ciudades con un modelo sostenible, que vele por la calidad de vida de sus habitantes.
 

En Chile no ocurre. No hay una autoridad única con facultades ni conocimientos técnicos que resguarde la coherencia de los proyectos. Tampoco una normativa integrada, porque la mayoría de los planes reguladores de las comunas no es coherente con el de su vecina. Así, en una misma avenida, existen dos regulaciones muy distintas en cuanto a densidad, altura y constructibilidad.
 

La comunidad empoderada pide descentralización y poder local, creyendo que con ello se preservan los intereses de los vecinos. Son válidas siempre y cuando exista un Alcalde Mayor o un Intendente que proteja la coherencia de la normativa y de las políticas públicas aplicables a un sector geográfico.
 

Cuando nadie es dueño de la pelota, nadie se hace cargo y nace la lucha por defender intereses locales, que no miran el bien común de la ciudad, sino el de una comuna.

Cuando los vecinos de Ñuñoa, Providencia o Estación Central, piden que se congele el Plan Regulador Comunal y que se impida la construcción de edificaciones en altura,

¿Quién evalúa sus consecuencias? ¿Hay alguna autoridad que observe el alza en el precio del valor del suelo, en los efectos en el acceso a la vivienda para hijos y nietos de quienes nacieron en esa comuna? ¿Quién estudia cómo incide la falta de desarrollo inmobiliario, las mejoras en infraestructura y la renovación de comercio, equipamiento y servicios?
 

Fuente: Inmobiliaria Norte Verde