Impacto del Covid en el habitar: Un 57% de las personas cambiará expectativas de búsqueda de vivienda y a un 84% le gustaría continuar con teletrabajo

Estudio Habitabilidad y Teletrabajo en tiempos de Covid 19

• Más espacio interior, terrazas más amplias y departamentos con áreas verdes o patio lideran las expectativas de la nueva búsqueda de departamentos que ha motivado la pandemia.

• Un 80% señala que ha tenido problemas para implementar un sistema de teletrabajo en casa lo que hace necesario mejorar las condiciones actuales en departamentos.

El “Estudio Habitabilidad y Teletrabajo en tiempos de Covid 19”, elaborado por el área de Research de Inmobiliaria Almagro, permitió conocer las preferencias e impactos de más de 800 cotizantes de departamentos sobre cómo la llegada del coronavirus ha cambiado las rutinas de habitabilidad y el uso de los espacios del hogar, además de detectar las nuevas necesidades que surgen a la hora de buscar vivienda.

En ese contexto, un 59% de los encuestados señaló que ha modificado total o parcialmente la forma de habitar los espacios del hogar, el cual ha pasado a ser una especie de “base de operaciones” durante el confinamiento.  En este nuevo escenario, un 57% declara que han cambiado sus expectativas de búsqueda de vivienda, predominando factores como más espacio y sensación de desencierro. En ese sentido, un 63% señaló que el “espacio interior” es el factor más relevante a considerar en la nueva búsqueda, seguido de “terrazas más amplias” (57%) y “departamentos con áreas verdes o patio” (31%).

Francisca León, gerente de Research de Inmobiliaria Almagro, señaló al respecto que “a raíz del confinamiento las personas están buscando espacios con mayor amplitud o que entreguen la sensación de libertad y contacto con el exterior. En respuesta a eso, es que la multifuncionalidad, flexibilidad e integración de los distintos sectores de un departamento, cobra mucho valor para poder responder a estas nuevas necesidades. A eso, se deben sumar zonas comunes de calidad y funcionales, como áreas verdes, espacios pet friendly, áreas de juegos, gimnasio, salones gourmet y otros que complementan este habitar”.


Otro de los impactos que se observa en el estudio tiene relación con el comercio electrónico, el que marca fuertemente las nuevas necesidades que surgen para los espacios comunes de un edificio habitacional. Al respecto, un 74% de los encuestados señala como lo más importante, el poder contar con un sector especial en conserjería para el almacenamiento de encomiendas, mientras que un 72% inclina las preferencias por un espacio de sanitización y un 58% por un acceso diferenciado para delivery.

“El e-commerce será una actividad mucho más recurrente y eso modifica las expectativas de las personas con respecto al manejo de encomiendas en los edificios. En este nuevo contexto, ha habido un impacto directo en el sector de conserjería, que es donde se reciben las encomiendas. Sin duda se trata de elementos que vamos a considerar en nuestros proyectos, con nuevas zonas de recepción, espacios exclusivamente dedicados para el almacenaje de productos que lleguen vía delivery, bodegaje y otras soluciones que sean funcionales para atender esta nueva necesidad”, señaló Francisca León.


EL IMPACTO DEL TELETRABAJO: A UN 84% LE GUSTARÍA SEGUIR CON ESTA MODALIDAD

El estudio, también abordó de forma especial una de las principales tensiones para el hogar en esta pandemia: el Teletrabajo. Al respecto, un 79% de los encuestados indicó que ha realizado teletrabajo durante el Covid-19, mientras que un 73% declara que antes de la crisis no tenía un espacio físico para trabajar desde casa.

En cuanto al lugar desde donde realizan el teletrabajo, un 39% lo hace desde el comedor, un 24% desde el living y un 24% desde el dormitorio principal, lo que demuestra que las personas han debido adaptar diferentes espacios para poder ejercer esta labor.

Las tensiones que ha generado el home office en las personas quedan de manifiesto cuando un 80% dice que presentó alguna dificultad a la hora teletrabajar y a un 19% le impactó negativamente en su calidad de vida. En ese sentido, las principales dificultades son las distracciones del hogar, con un 45%; mantener un horario (32%); problemas de conectividad (30%); falta de privacidad (29%) y falta de espacio (24%).

Al mirar los aspectos positivos de esta nueva modalidad de trabajo, un 20% dice que ha impactado positivamente la calidad de vida, fundamentalmente porque ahora se pasa más tiempo en familia, hay ahorro de tiempo y dinero en traslados, más tiempo libre y una mejor organización de las tareas del hogar.

Por último y pese a las dificultades que han enfrentado las personas, a un 84% de los encuestado le gustaría a futuro seguir realizando teletrabajo, ya sea de forma parcial o total, pero un 43% de ellos lo haría si es que mejoran las condiciones actuales.

“Efectivamente la llegada del teletrabajo exige a las inmobiliarias proyectar de manera diferente el diseño de los productos. En ese contexto, las soluciones vendrán de la mano de dos conceptos clave: flexibilidad y multifuncionalidad, es decir, que las personas puedan realizar más de una actividad en un mismo espacio. La flexibilidad y multifuncionalidad deben abordarse de forma macro y micro. En lo macro, el diseño debe facilitar la sensación de amplitud, la privacidad entre las personas que habitan ese mismo espacio y permitir la entrada de luz natural. En lo micro, hay que preocuparse del interiorismo, si los muebles van a ser fijos o móviles e incluso repensar la conexión eléctrica para no llenarse de alargadores y zapatillas. El desafío que está detrás de todo eso, es vivir cómodamente”, concluye Francisca León.


Fuente: Inmobiliaria Almagro