El estándar de construcción que reduce en 90% el consumo energético de los hogares llega a Chile

Urbes, una inmobiliaria con principal foco en las formas de vida contemporánea, el medio ambiente y la eficiencia energética, está construyendo en Chile el primer edificio Passivhaus, un estándar europeo que permite lograr un máximo nivel de eficiencia energética y alcanzar un consumo energético casi nulo. Rodrigo González, gerente general y socio de Urbes, comenta más detalles de este proyecto.

Hablar de eficiencia energética parece muchas veces reducirse simplemente al uso de ampolletas de bajo consumo. Por lo mismo, en Chile, todavía tenemos mucho por aprender y hacer porque hoy en día es mucho más que eso. En este contexto, decir que existe un mecanismo para reducir el consumo energético en hasta un 90% en nuestros hogares parece un imposible, no obstante, se puede, existe y se está implementando en Chile.

Me refiero a Passivhaus, un estándar de construcción nacido en Europa que permite lograr un máximo nivel de eficiencia energética y alcanzar un consumo energético casi nulo, basado en un riguroso procedimiento en el desarrollo del proyecto y su posterior ejecución. El equilibrio entre dos grandes aspiraciones: proteger el medioambiente y mantener el alto confort dentro de una vivienda.

¿Pero cómo se logra tener ese nivel de ahorro energético y mantener la comodidad? Pues se basa en 5 principios básicos. El primero es contar con un excelente aislamiento térmico que recorre toda la casa de manera continua; luego tener ventanas y puertas de altas prestaciones; eliminar por completo la presencia de “puentes térmicos”; ventilación mecánica con recuperación de calor; y finalmente la hermeticidad.

Gracias a estos principios las viviendas Passivhaus no necesitan calefacción ni aire acondicionado porque la temperatura se mantiene estable y constante y el aire purificado al interior de la casa.

Este estándar es la base de las metas definidas para fines de esta década en la Unión Europea, en su intención de que a futuro todas las construcciones tengan un gasto energético casi nulo. Los estándares de países como Francia e Italia se basan en el Passivhaus y prontamente Chile romperá el hielo con un proyecto de este tipo en Ñuñoa llamado Eloisa, el primer Passivhaus de Latinoamérica.

Fuente: Urbes