Disminuye superficie para construir edificios en la capital

Encarecimiento en el precio de las propiedades podría ser una de las consecuencias de la baja.

SEGÚN INFORME DEL INE DECRECIÓ EN UN 21,5% EL 2018

Según informó el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), la superficie autorizada para edificación en Santiago decreció en 21,5% durante este año. La baja se debe principalmente a que las diferentes municipalidades han restringido la construcción de nuevos proyectos inmobiliarios.

Los conjuntos habitacionales nuevos se construyeron un 17,7% menos que durante el mismo periodo del año pasado. Situación similar a lo experimentado por los edificios no habitacionales; industrias, comercio y establecimientos financieros, que bajaron en un 24,6%.


CONSECUENCIAS.

Para Gerardo Ureta, investigador en Infraestructura y académico de Arquitectura de la U. Mayor, las cifras se condicen con que "desde hace cinco años las municipalidades han cambiado los planes reguladores, por otros que no incentivan proyectos inmobiliarios en sus comunas. Sobre todo en el sector oriente y centro de la capital".

Para el experto, "que haya menos proyectos, conlleva a que los productos inmobiliarios se sigan encareciendo. En general, las cifras apuntan a que las personas se tienden a concentrar en las grandes ciudades para poder acceder más fácilmente y en menos tiempo a servicios, empleos y equipamientos", agregó.

Eso sí, Ureta llamó a la calma porque a su juicio "aún no llegamos a una situación crítica". Además, el experto comentó que "en algunos países de la región se hace aún más complicado adquirir una propiedad".

"Recuerdo el caso de Argentina, un país en donde si bien los precios pueden ser similares a los registrados en Chile, no existen créditos inmobilarios a largo plazo y se complica más comprar un sitio", recalcó.

Recuadro
- 21% bajaron los permisos de edificación en Santiago.

- 17% menos conjuntos habitacionales se construyeron.

- 24% decreció la construcción de industrias, comercio y establecimientos financieros.

- "Que haya menos proyectos, conlleva a que los productos inmobiliarios se sigan encareciendo". Gerardo Ureta, investigador en Infraestructura.

Fuente: La Hora