Créditos más baratos y repactación de hipotecarios: es una buena oportunidad para solicitarlo

Banco Central recortó en otros 50 puntos base la Tasa de Política Monetaria, ubicándola en su menor nivel desde 2010.

Banco Central anunció una nueva baja en la tasa de interés de 50 puntos porcentuales, llegando a un 2,0%, la más baja desde agosto de 2010. La decisión se tomó, según detallaron desde el Banco Central, porque se "considera que el desempeño de la economía en el segundo trimestre y sus perspectivas apuntan a que la convergencia de la inflación a la meta tomará más tiempo, lo que hace necesario un mayor estímulo monetario", explicaron en un comunicado.

Si bien la información se confirmó recién el día de ayer, el mercado ya tenía la noticia internalizada, pues según la directora del centro de estudios financieros del ESE Business School de la Universidad de Los Andes, Cecilia Cifuentes, hace algún tiempo se esperaba la rebaja, por lo que los efectos ya se podrían estar viendo.

 "Los efectos de alguna manera ya se estaban dando porque esta baja de tasas estaba bastante internalizada en el mercado, o sea esto ya se esperaba, por lo tanto las tasas de interés del mercado habían reaccionado antes que la baja. Y lo que sí estábamos viendo por ejemplo es que las tasas de crédito hipotecario en Chile están en los niveles más bajos que han estado nunca en la historia, y eso contribuye y hace más barato la compra de viviendas", explicó la economista. 

Agregando que "ahora también suelen bajar las tasas de todos los otros instrumentos financieros, y eso por lo tanto abarata el crédito, hace más fácil la compra a crédito tanto de créditos de consumo, de créditos automotrices, el endeudamiento se hace más barato y eso por lo tanto es un beneficio para las personas". 

En la misma línea, el economista de la Universidad Diego Portales (UDP), Elton Dusha, también identificó como uno de los efectos positivos que traería la rebaja el hecho de que "bajarán los costos de fondo para los bancos privados y normalmente eso se supone que va a bajar la tasa de interés para la gente que se endeuda, que pide préstamos, empresas chicas o tarjetas de crédito".

Un poco más cauteloso se mostró el economista de la Universidad de Santiago (USACH), Víctor Salas, quien ante el anuncio del Banco Central, indicó que "no sé si los efectos serán así de grandes, rápidos, pero lo más probable es que tengamos algunos efectos en términos de imágenes inmediatos, en términos de percepciones inmediata, pero en términos reales lo más probable es que sean en 6 u 8 meses más, los bancos son muy reacios a bajar la tasa de interés".

"Lo que se espera es que de alguna manera esta tasa de interés que bajó el Central se traslade a la banca y a los agentes económicos, a los inversionistas, a las empresas que necesiten capital de operación y a las personas haciéndoles estos créditos personales de consumo.", concluyó Salas.

 Opción de repactar los créditos hipotecarios

La reducción de la tasa de interés abrió también una buena oportunidad para quienes contaban o querían pedir un crédito hipotecario, pues según diferentes economistas hoy sería un buen momento para solicitarlo, o en caso de tenerlo, pedir una repactación. 

"Uno puede repactarlo pero el tema es cuánto vas a sacar, y depende también en cuán entrado en el crédito estás. Desde mi propio bolsillo yo estoy pensando próximamente en sacar un crédito hipotecario", dijo el economista de la Universidad Católica, Emilio Depetris. 

Si bien desde el Banco Central dejaron entre ver que era posible que en un futuro volvieran a reducir la tasa de interés, Cecilia Cifuentes de todas formas cree que este es un buen momento para renegociar. 

"Yo creo que es un buen momento, porque lo que pasa es que los créditos hipotecarios son tasas que son a 20 años, a 15 años, hasta a 30 años, y el sistema financiero, los mercados, incorporan bastante rápido la expectativa de lo que va a ser la tasa hacia adelante", agregó.

"En ese sentido el Banco Central dijo que a lo mejor podría haber otra baja adicional, lo que significa que la señal que se le está dando a los agentes de crédito es 'oiga usted, esta situación de tasas bajas va a ser bastante permanente de créditos de largo plazo a tasas bajas que esto no hay problema' por lo tanto se tiende a internalizar antes, y en ese sentido ya es un buen momento para que las personas empiecen a renegociar sus créditos".

Sin embargo agregó que "hay un tema aquí legislativo que ayudaría bastante y que todavía no está aprobado, que es todo lo que propuso el Gobierno en términos de los cambios que habrá en todo lo que es el tema notarial de las renegociaciones de crédito que piensan disminuir los términos notariales, y a lo mejor por ese elemento, y no por el de las tasas, cuando ese esté efectivo podría a lo mejor ser bueno esperar hasta que ya se aprobaran esas medidas que permitan bajar los costos notariales de la renegociación de crédito". 

Los efectos negativos de la rebaja De todas formas, la rebaja no traería solo beneficios para los consumidores, esto porque según Cifuentes "hay que considerar que esto también, y ya desde una perspectiva no tan puntual de lo que pasó ayer, pero si de lo que está pasando con las tasas de interés tan bajas en el mundo, tiene como efecto negativo para el bolsillo de todos nosotros el que nos reduce las pensiones". 

Lo que se explicaría "porque en el minuto que una persona jubila, con los fondos que tiene para la jubilación va a comprar una renta vitalicia, y los retornos que están generando esas inversiones son muy bajos. Entonces este tema de las bajas de interés que por el lado de los deudores no es tan beneficioso, por nuestro lado como ahorrantes que es nuestro lado como futuros jubilados es negativo, y ese es un tema complejo que está pasando en todo el mundo", puntualizó. 

A esto además se suma otra problemática identificada por Dusha, quien postula que "otro efecto es que cuando normalmente hay una rebaja de tasa de interés en un país, hay fondos que salen del país. Inversores extranjeros tratan de buscar otros lugares donde invertir su plata, entonces imagino que eso bajará el valor del peso chileno comparado con otra moneda del mundo. 

Entonces normalmente lo que pasa es que eso significa que las importaciones van a ser más caras para los chilenos, tipo objetos de lujo, televisiones, autos y eso puede ser que afecte un poco la inflación del país". "Entonces puede ser que algún bien de consumo que son importados van a subir en precios si es que la moneda chilena baja mucho en la tasa de cambio, pero eso también significa que las exportaciones de Chile van a ser más baratas, entonces puede ser que Chile exporte más", agregó.

Fuente: Emol.com