Consejos de seguridad para las reparaciones del hogar en otoño

Los arreglos en el hogar antes de la temporada Otoño-Invierno permiten aumentar el confort de la vivienda durante todo el año, pero llevarlos a cabo implica riesgos de accidentes o errores que se pueden prevenir con los siguientes consejos.

CUIDADOS CONTRA EL FRIO

Mejorar la aislación del hogar puede ser crítico esta temporada de otoño e invierno para aumentar la confortabilidad y reducir los riesgos de enfermedades respiratorias, pero este proceso puede ser desafiante e incluso peligroso, por eso los expertos de Volcán, soluciones constructivas sostenibles, quieren entregar recomendaciones para que las refacciones de esta temporada Otoño-Invierno sean efectivas y seguras.

Al usar escala de mano para acceder a la techumbre o cubierta es importante revisar que la escala esté instalada en relación 4 es a 1 (ver infografía de referencia), además es importante que los peldaños se encuentren en buen estado y que la base del calzado de seguridad se encuentre limpia. “La escalera debe sobrepasar al menos 0.8 m. de la cubierta o línea de la techumbre y por seguridad no deben existir instalaciones eléctricas en el punto de acceso”, afirma Wladimir Bahamondes, Jefe Seguridad y Salud Ocupacional Corporativa de Volcán.

Para transitar por la cubierta se recomienda instalar una línea de vida horizontal afianzadas con grampas -tres como mínimo- en sus extremos. “Hay que instalar plataformas estables y seguras, como terciado marino, para desplazarse sobre las vigas, costaneras o cerchas de la cubierta y transitar solamente con el arnés de seguridad puesto y cola de vida enganchada a la línea de vida” sostiene el experto de Volcán, quien agrega que no es recomendable acceder a techumbres con fuertes pendientes y que siempre es más seguro utilizar sistemas anti-caída.

Para disponerse a trabajar en los arreglos se recomienda identificar previamente la presencia de humedad y grietas en techos y muros, ya que esos son los principales objetivos en este tipo de arreglos. “Además el lugar debe estar ordenado, limpio y contar con una plataforma de trabajo adecuada; no improvisar con sillas de dudosa estabilidad. Son imprescindibles los elementos de protección personal como cascos, lentes, guantes y calzado de seguridad”, afirma Bahamondes.

Los materiales más utilizados en la aislación de techumbre es lana de vidrio (Aislanglass), cuyo grosor debe elegirse primero según las características de la región de residencia, cumpliendo al menos los mínimos que indica la Ordenanza General de Urbanismo y Construcción. También es recomendable instalar membranas que funcionen como barreras de humedad (como el Volcanwrap) ya que además permiten la salida del vapor de agua hacia el exterior de las edificaciones.  “Finalmente están las tejas asfálticas, que son las más recomendadas por su alta resistencia (al agua, nieve y cambios de temperatura) por lo que no necesitan mantención de forma constante.  Además son más livianas y fáciles de instalar”, sostiene el experto en soluciones constructivas.

Fuente: Volcán