Cómo tener un buen arriendo para el verano: Consejos para evitar caer en estafas

En la época estival aumenta la demanda por arriendos, lo que vuelve más frecuente la presencia de anuncios fraudulentos. A continuación te damos algunos consejos tanto para arrendatarios, como para arrendadores.

En el período de vacaciones, debido a la alta demanda en arriendos, es frecuente que aparezcan avisos de renta de propiedades que son falsos. Por lo tanto, para evitar caer en estafas, desde Montalva Quindos Servicios Inmobiliarios entregaron una serie de consejos a tomar en cuenta para los posibles arrendatarios y arrendadores veraniegos. Lo primero, es tener el contacto ubicable de quien publica para conocer los datos del arrendador.

En el caso de que pertenezca a una empresa, se deben realizar las negociaciones en la oficina, mientras que si es una persona natural hay que comprobar, visualmente, la formalidad del negocio. Esto significa que se debe analizar la propiedad, de manera que el usuario tenga claro cuáles son las características del lugar y si estas se ajustan a sus necesidades. Las fotos son un medio que permite conocer la propiedad y destacar todas sus virtudes, lo que significa que una persona natural o corredor que esté arrendando debe entregar imágenes actuales. El futuro inquilino tiene que considerar el contrato de arriendo, que es el documento que acredita el cierre de un negocio y valida los pagos efectuados.

Asimismo, es una herramienta para denunciar irregularidades en el acuerdo. Antes de firmar el contrato, la persona interesada debe tener claro si es que existen cobros extras por algunos servicios, por ejemplo agua, luz, limpieza, gas, etc. Para la reserva de la propiedad, junto con la firma del contrato, el futuro arrendatario debe solicitar el pago anticipado de hasta el 50% del total. No es recomendable realizarlo por el 100%. ¿Qué hacer si soy propietario y quiero arrendar? Los consejos para los arrendadores de propiedades apuntan a evaluar al posible arrendatario. Esto implica pedir la cédula de identidad, conocer el estado civil, debiendo comparecer su cónyuge si es casado con sociedad conyugal. También debe acreditar residencia. Otro elemento importante son las seis últimas liquidaciones de sueldo, los seis pagos de pensiones más recientes o los seis IVA más cercanos en el tiempo.

También puede ser el último balance y declaración anual de pago de rentas o boletas de tres últimos meses y declaración anual de pago de rentas. Es recomendable una entrevista con los posibles arrendatarios para identificar las preferencias, esto con el fin de determinar si el inmueble se ajusta a lo que busca o bien ofrecer otras alternativas. En caso de que el arrendatario tenga antecedentes en DICOM es necesario identificar cómo se comporta financieramente hoy, por ejemplo, si cuenta con deudas aclaradas, lo que significa que se preocupó de ordenar su situación. Por el contrario, si mantiene una deuda pendiente, se debe evaluar el riesgo. 

Para formalizar el arriendo, normalmente se utiliza el arriendo a un año, renovable cada 6 meses, reajustando el valor según IPC o valor de mercado. En cuanto el estado de la propiedad, luego del cierre del arriendo y la entrega formal de esta, es necesario realizar un inventario y tomar fotografías para registrar su estado. Como cláusula de arriendo se solicita un mes de garantía, con el que se cubren los gastos comunes impagos o proporcionales, o bien los daños por desgaste o mal uso.

Para la reserva de la propiedad, junto con la firma del contrato, el futuro arrendatario debe solicitar el pago anticipado de hasta el 50% del total. No es recomendable realizarlo por el 100%.

Fuente: Emol.com