¿Cómo se ve afectado el rubro inmobiliario por cada sector económico?

Efecto del estallido social:

Según lo observado por el área de estudios de Alaluf S.A. las zonas urbanas son las más afectadas en el escenario de las movilizaciones; la destrucción material de los inmuebles ha causado la paralización de gran parte de los servicios, sobre todo en capitales regionales, generando un aumento en la tasa de desocupación, y una minusvalía parcial de los sectores céntricos.

Para comprender el escenario nacional y regional post crisis, hay que considerar su grado de incidencia en las actividades económicas que entregan el ingreso principal a cada unidad territorial. Según información del Banco Central de Chile, las  Actividades Primarias presentan un 3.9% del PIB,  las Secundarias un 32.9% del PIB, y las 

Terciarias un 63.2% del PIB.
La producción del sector primario no se ve directamente afectada por el impass del último trimestre 2019, puesto que la baja de algunos rubros responde a indicadores macroeconómicos que devienen de trimestres anteriores. Por lo tanto, las ciudades que se sustentan en su mayor parte de actividades como la minería, la agricultura, el sector agropecuario y forestal, han continuado su producción regular. Este indicador apunta a la estabilidad del sector inmobiliario en las ciudades que mantienen una co-dependencia con el sector primario.

Las Actividades Secundarias o sector industrial se localizan en grandes complejos periféricos dentro de las Áreas Metropolitanas de Santiago, Valparaíso y Concepción; puesto que su mano de obra, fuentes de energía, vías de transporte y materias primas, son propicias para su desarrollo. La destrucción de industrias ha sido más bien particular que masiva, sin embargo el efecto real post crisis se verá reflejado en el éxito de su comercialización en el mercado nacional, o sea en el retroactivo del sector servicios y su reactivación comercial. Esto implica que la fuerza laboral de este sector puede disminuir a mediano plazo, en ello las zonas residenciales cercanas a sectores industriales seguirían estables.

El sector de servicios es el más grande de la economía del país y el que tiene mayor alcance ciudadano, por lo tanto el que sufrió un mayor impacto este último trimestre 2019. Las principales actividades de este sector se encuentran en zonas urbanas bien posicionadas con una estrategia comercial que busca una buena localización y conectividad. Esta localización ha sido la más desfavorecida tanto en su mercado fijo como su demanda estacionaria. De acuerdo con la Encuesta Mensual de Alojamiento Turístico (EMAT) publicada por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), en una evaluación entre diciembre 2018 a diciembre 2019, las pernoctaciones disminuyen un 27,4% a nivel nacional. La mayor cantidad de pernoctaciones se registra en la Región Metropolitana de Santiago, presentando una baja de 34,5% en relación con diciembre de 2018, seguido por la Región de Valparaíso con- 39,8%; ambas capitales regionales.


Según Jack Alaluf,  gerente general de Alaluf S.A. “la relación de la actividad económica con la escala territorial es lo que determina el impacto de este último trimestre 2019”. Entre mayor es la escala de la ciudad y más se acerca al sector de servicios, tiene efectos más directos que aquellas que dependen del sector primario y se alejan de los centros urbanos, agrega. “En ello, puede existir una tendencia a movilizarse desde las capitales regionales a ciudades intermedias en región, las cuales ofrecen además de una buena calidad de vida, mayor estabilidad en sus sectores productivos”.

En síntesis, el efecto del estallido social en estos 3 sectores económicos, va a estar determinado además por la escala de cada unidad territorial. “Es vital comprender que el rubro inmobiliario va a depender de la estabilidad del mercado laboral que determina los mayores ingresos para un determinado territorio, ya sea metropolitano, intermedio o local”, complementa Jack Alaluf. Sin duda las capitales metropolitanas son las más afectadas en sus zonas urbanas. Las ciudades intermedias de carácter regional, han sufrido menor impacto que las capitales regionales, mientras que las ciudades locales, no han sido mayormente afectadas.

Fuente: Alaluf