5 tips para que tu lugar de trabajo no pierda la carrera tecnológica

Las empresas están enfrentando un cambio de mentalidad junto a nuevas tecnologías disponibles siempre con el objetivo de optimizar espacios y tiempo. JLL, una firma de servicios profesionales líder que se especializa en bienes raíces y gestión de inversiones, entrega 5 tips para no quedarse ajeno a estos cambios.

Tanto las compañías como sus inmuebles tendrán que adaptarse. La nueva capacidad de procesar datos (big data) y las nuevas aplicaciones crean nuevas formas de trabajar. De hecho, un lugar de trabajo diseñado según las necesidades y suposiciones de hoy en día podría ser redundante en diez años, de acuerdo con el informe de JLL Workspace.

Las empresas deben adaptarse para sobrevivir a los cambios, de hecho muchas ya están identificando formas de utilizar la tecnología para transformar los productos y servicios que ofrecen, la estructura de sus operaciones y las formas en que compiten.

Entonces, ¿cómo pueden las empresas tomar medidas hoy para colocarlas en una mejor posición mañana?

1. Poner la tecnología de datos en el asiento del conductor

Los sensores y los sistemas inteligentes ya están apareciendo en muchas oficinas para medir cómo se usan los edificios. En los próximos años, ingresarán en el lugar de trabajo a un ritmo acelerado no solo para mejorar la eficiencia operativa de los edificios, sino también para generar grandes volúmenes de datos sobre los lugares de trabajo y cómo las personas que los utilizan. Esta información conducirá al diseño del espacio físico, dando capacidad a los ocupantes de alinear la configuración con los resultados económicos.

Manejar todos estos datos puede abrumar, si no se analizan de forma efectiva. Las empresas necesitan gestionar sus datos de forma adecuada estableciendo su estrategia de datos y designando las personas indicadas para llevarla a cabo.

2. Insertar la tecnología en la estrategia del lugar de trabajo

Para el año 2020, las tecnologías emergentes como la realidad virtual comenzarán a ingresar a algunos de los espacios de trabajo más avanzados, mientras que se prevé que la cantidad de dispositivos conectados a Internet aumente a 20 mil millones. En la próxima década, los avances en el poder de la computación y la inteligencia artificial transformarán la forma en que las personas trabajan, permitiendo que las empresas operen modelos de negocios más receptivos.

Mientras tanto, la adopción omnipresente de dispositivos como los teléfonos inteligentes facilitará un enfoque más inteligente para la gestión de la fuerza de trabajo e influirá en el comportamiento de los trabajadores. Se facilitará el trabajo remoto a través de conexiones más rápidas a través de redes 5G y cable de fibra óptica.

Las empresas necesitarán revisar sus plataformas tecnológicas, identificar dónde las tecnologías inteligentes pueden mejorar la experiencia laboral de los empleados, probar nuevos sistemas y tecnologías y garantizar que los sistemas inteligentes adopten las mejores prácticas en seguridad cibernética.

3. Crear un lugar de trabajo que enfoque en la experiencia del usuario

La experiencia del usuario se convertirá en un factor cada vez más crucial en el diseño del lugar de trabajo. Oficinas con generosas provisiones de alimentos y bebidas, equipadas con gimnasios, juegos y espacios de recreación son cada vez más comunes a medida que las firmas compiten por los mejores talentos. Darles a los empleados la posibilidad de elegir y la flexibilidad sobre el lugar donde trabajan también se está convirtiendo en una prioridad. Las empresas están equipando sus oficinas con una mayor variedad de espacios para trabajar y le brindan a su personal los mejores dispositivos tecnológicos para hacerlo.

4. Revisar las instalaciones

Para el año 2030, las oficinas albergarán empleados, trabajadores eventuales y expertos externos que formarán equipos dinámicos y fluidos. Los lugares de trabajo deberán ser más modulares y apropiados para un rediseño que sea efectivo desde el punto de vista de costos. Los espacios para la innovación, incubación y acelerador de nuevos negocios serán un componente central de la estrategia de bienes raíces.

5. Tomar en serio la salud y el bienestar

Las oficinas poco iluminadas y mala circulación del aire no son buenas para nadie. Un mejor diseño, combinado con el aumento de los edificios inteligentes, puede ayudar a mejorar la calidad del aire interior y a aprovechar al máximo la luz natural. Lugares de trabajo activos pueden tener un alto impacto en la productividad, sustentabilidad y bienestar, lo cual es bueno tanto para las compañías como para los empleados.
 

Fuente: JLL