Tendencias en calefacción 2018: seguridad y eficiencia

Considerar la cantidad e intensidad de emisiones en estufas y calefactores, además de su gasto energético, es fundamental para elegir la mejor opción en esta temporada.

Comenzó la temporada otoño-invierno y a la rutina diaria se van sumando los días de frío, aumentando la demanda de productos para calefaccionar casas y oficinas, los que no siempre resultan ser los más adecuados o limpios para el medio ambiente y la salud de las personas.

Una opción muy requerida por los consumidores son las estufas a parafina, de bajo presupuesto y calefacción rápida, pero que tienen como consecuencia la contaminación intradomiciliaria, agravando las enfermedades respiratorias. Además, exponen a peligros de incendio o quemaduras graves si no se utilizan con especial cuidado. Por otra parte, la calefacción en base a leña es un agente altamente contaminante para el medio ambiente, por lo que su uso está prohibido y multado en varias ciudades del país.

Por esto, es que el mercado se ha visto en la obligación de diseñar nuevos productos, eficientes y seguros para pasar un invierno calefaccionado, por esto la tendencia actual se centra en la calefacción eléctrica de bajo consumo, derribando el antiguo mito de la poca eficiencia de éstas a la hora de calefaccionar ambientes.

Claudia Valdevenito, Gerente de Ventas de las marcas Havel y Thörben , comenta: “Afortunadamente la tecnología ha avanzado muchísimo en sistemas de calefacción eléctrica. Existen múltiples alternativas, pero la clave está en comparar atributos, durabilidad, performance, precios e impacto en el presupuesto mensual, para escoger la que mejor se acomode a cada necesidad, sin dañar el medio ambiente y la salud de quienes la utilizan”.

Frente a esto, Thörben y Havel detallan cuáles son las tendencias 2018 para enfrentar la temporada otoño-invierno:

- Estufas eléctricas infrarrojas: No sólo calefaccionan eficientemente el ambiente, sino que también limpian y purifican el aire del lugar. Si en la familia hay niños, adultos mayores o alguien sufre de problemas respiratorios, también hay estufas con filtros de aire HEPA, que retienen las más pequeñas partículas de polvo que están en suspensión en el aire.

- Paneles eléctricos de bajo consumo: Son ideales para instalar en dormitorios, ya que generan un calor limpio, sano y eficiente, sin consumir oxígeno y sin ruidosos ventiladores. Para calefaccionar el baño, es importante elegir un calefactor especialmente diseñado para operar de forma segura en condiciones de humedad.

La mayoría de las estufas eléctricas también se pueden programar para funcionar sólo durante determinadas horas, manteniendo una misma temperatura de manera constante, lo que impacta positivamente en mantener el presupuesto familiar bajo control. Incluso, algunas pueden conectarse a la red WIFI del hogar y permitirán controlar la temperatura de diferentes ambientes desde el teléfono celular.

 

Fuente: Havel y Thörben