Cómo aplacar el calor de la tarde en departamentos con vista al mar

El sol de mediatarde puede convertir en hornos a las viviendas playeras con orientación poniente.

 "Una vez el sol nos quemó el cubrecama. Y cada cierto tiempo se oxidan las barandas de la terraza por la humedad", cuenta residente de Reñaca. 

Hace 9 años el ingeniero Javier Figueroa vive en el edificio Cumbres en calle Edmundo Eluchans, sector alto de Reñaca. Su vista al mar es envidiable, pero igual en verano sufre con las altas temperaturas: el departamento tiene orientación poniente; al caer la tarde, el sol le pega de frente y adentro se puede llegar a volver un horno.
 
“Si bien el sol que llega a mi departamento no es tan fuerte como en Santiago, sí pega. Pasa generalmente en las tardes; entonces abro las ventanas y cierro las cortinas”, cuenta.
 
-¿Ha sufrido algún efecto por el sol que llega en la tarde a su vivienda?
-Sí, una vez el sol nos quemó el cubrecama. Y cada cierto tiempo se oxidan las barandas de la terraza por la humedad. 
 
¿Por qué el sol pega tanto al poniente? 
 
Lo explica Roberto Rondanelli, meteorólogo, académico de la U. de Chile e investigador del centro del clima y la resiliencia CR2: “Las viviendas con orientación poniente sufren más con las altas temperaturas porque el sol pega justo en ese sector a la hora donde hay más temperatura, o sea, en las tardes. No es lo mismo recibir el sol en las mañanas con 15 grados de temperatura que en las tardes con 30 grados o más. Eso hace que la temperatura dentro de un departamento no sea confortable”. 
 
Al comprar, ponga atención 
 
Víctor Danús, gerente general de Inmobiliaria ProUrbe, dice que hay medidas activas y pasivas para mitigar el efecto calor en la orientación poniente de los departamentos en la playa.
 
Las medidas pasivas consisten en cotizar bien antes de comprar. “Una medida pasiva es que los edificios deberían tener un cierto grado de inclinación y que no miren frontalmente a la playa. También es útil mejorar la ventilación de los departamentos, generando flujos de aire al interior al abrir la ventana o que los baños tengan ventana, pero actualmente los baños son mediterráneos, o sea, solamente tienen extractores”.
 
El profesional añade: “Entre las medidas activas -o sea aquellas que puede tomar el morador del departamento- se cuentan comprar aire acondicionado, instalar persianas eléctricas, muros de vegetación, toldos, termopaneles de PVC para las ventanas y cámaras de aire”.
 
Cuando Danús se refiere a las cámaras de aire, habla de cerrar la terraza con ventanas para generar una “barrera” que aleje el calor del interior del departamento, o bien poner doble ventana.
 
Ángulos constructivos 
 
Rodrigo Santana Broker, corredor de propiedades de RE/MAX One Viña del Mar, cuenta que las inmobiliarias han tomado nota del calor infernal que puede producirse en un departamento playero que mire al poniente. 
 
La clave, cuenta, es mantener la vista al mar, pero optimizando los diseños para generar volúmenes o espacios de sombra, a través de la creación de estructuras que disminuyan el tiempo y la exposición directa del sol. “Por ejemplo, aleros proyectados y diferentes ángulos constructivos. Como segunda opción es la utilización de ductos, accesorios y equipamiento para optimizar el intercambio de calor al interior de los mismos”, detalla.
 
¿La brisa marina ayuda a disminuir el calor? 
Sí”, responde Danús, pero hace una salvedad: “La brisa marina genera otro problema, que es la humedad. Por ejemplo, si vives en plena Avenida del Mar, te vas a tu trabajo en la mañana, dejas las ventanas abiertas, hay vaguada costera y después llegas y están todos los muros mojados”.
 
“Por eso, si quieres vivir todo el año en la playa, los departamentos de primera línea al mar no son tan recomendables aunque tengas linda vista. Se recomiendan los departamentos de segunda línea o con cierto grado de inclinación que no están directamente mirando a la playa”, cierra Danús. 
 

Fuente: Las Últimas Noticias